top of page
Buscar
  • Ángel Pascual

Frío o calor ¿Qué aplicar cuando tienes dolor?



Si aplicamos frío…

La aplicación de frío, conocida como crioterapia, ha sido utilizada durante siglos como una forma de aliviar el dolor y reducir la inflamación. Este enfoque terapéutico se basa en principios neurofisiológicos que involucran respuestas del sistema nervioso periférico y central.


1. Modulación de la Conducción Nerviosa: El frío actúa sobre los receptores nerviosos periféricos, que son los reduciendo la velocidad de conducción de los impulsos nerviosos. Esto se debe a que el frío disminuye la actividad metabólica de las neuronas, lo que ralentiza la transmisión de señales de dolor hacia el sistema nervioso central.


2. Reducción de la Inflamación: La aplicación de frío conduce a la vasoconstricción localizada, lo que disminuye el flujo sanguíneo en el área afectada. Esta reducción del flujo sanguíneo ayuda a limitar la acumulación de mediadores inflamatorios y reduce la respuesta inflamatoria, lo que a su vez contribuye a la reducción del dolor.


3. Inhibición de la Respuesta de los Receptores de Dolor: El frío activa receptores específicos en la piel conocidos como receptores de frío (termorreceptores), que envían señales al cerebro para modular la percepción del dolor. Estos receptores compiten con los receptores del dolor, lo que puede reducir la sensación de dolor.


4. Efecto anestésico local: El frío tiene un efecto anestésico local al disminuir la actividad de las fibras nerviosas sensitivas. Esto puede ayudar a bloquear la transmisión de señales de dolor desde el sitio de la lesión hacia el sistema nervioso central, proporcionando alivio inmediato.


5. Modulación de la actividad neuronal central: Además de afectar la actividad nerviosa periférica, el frío también puede influir en la actividad neuronal en el cerebro y la médula espinal. Se ha demostrado que la crioterapia reduce la excitabilidad neuronal en regiones clave del sistema nervioso central involucradas en la percepción del dolor, lo que puede contribuir a su efecto analgésico.


Debido a esto, la aplicación de frío tiene efectos neurofisiológicos significativos que pueden modular la percepción del dolor en múltiples niveles, desde la reducción de la conducción nerviosa periférica hasta la modulación de la actividad neuronal central. Estos efectos hacen que la crioterapia sea una herramienta terapéutica efectiva para el manejo del dolor agudo y crónico, así como para la recuperación de lesiones musculoesqueléticas.


Sin embargo, es importante tener en cuenta que la aplicación de frío debe realizarse de manera adecuada y controlada para evitar posibles efectos secundarios como quemaduras o daño tisular. Siempre es recomendable buscar la orientación de un profesional de la salud antes de iniciar cualquier tratamiento de crioterapia.


Y si aplicamos calor…

Por otro lado, la aplicación de calor, conocida como termoterapia, es una técnica ampliamente utilizada para aliviar el dolor y promover la relajación muscular. Este enfoque terapéutico se fundamenta en principios neurofisiológicos que involucran respuestas del sistema nervioso periférico y central. A continuación, explicaremos cómo el calor puede modular la percepción del dolor a nivel neurofisiológico y sus implicaciones terapéuticas.


1. Aumento del flujo sanguíneo: La aplicación de calor dilata los vasos sanguíneos en el área afectada, lo que aumenta el flujo sanguíneo local. Este aumento en el flujo sanguíneo facilita la entrega de nutrientes y oxígeno a los tejidos lesionados, promoviendo la curación y reduciendo la sensación de dolor.


2. Relajación muscular: El calor penetra en los tejidos musculares, promoviendo la relajación muscular al reducir la percepción de tensión. Esto puede ayudar a aliviar el dolor asociado con espasmos musculares y así como mejorar la amplitud de movimiento.


3. Reducción de la sensibilidad de los receptores de dolor: El calor, como dijimos previamente con el frío, activa receptores específicos en la piel conocidos como receptores de calor (termorreceptores), los cuales envían señales al cerebro que compiten con las señales de dolor. Esta competencia puede reducir la sensibilidad de los receptores de dolor y disminuir la percepción del dolor en el área tratada.


4. Incremento de la producción de endorfinas: La aplicación de calor puede estimular la liberación de endorfinas, que son neurotransmisores naturales del cuerpo con propiedades analgésicas y sedantes. El aumento de los niveles de endorfinas puede ayudar a modular la percepción del dolor y promover una sensación general de bienestar.


5. Mejora de la conducción nerviosa: El calor aumenta la velocidad de conducción nerviosa en las fibras nerviosas periféricas, lo que puede ayudar a bloquear la transmisión de señales de dolor hacia el sistema nervioso central. Esto puede resultar en una reducción de la intensidad del dolor y una mejora en la tolerancia al mismo.


En resumen, la aplicación de calor tiene efectos neurofisiológicos importantes que pueden modular la percepción del dolor y promover la relajación muscular. Estos efectos hacen que la termoterapia sea una herramienta terapéutica efectiva para el alivio del dolor agudo y crónico, así como para el tratamiento de lesiones musculoesqueléticas. Sin embargo, es importante tener en cuenta que la aplicación de calor debe realizarse de manera segura y controlada para evitar quemaduras u otros efectos adversos. Siempre es recomendable buscar la orientación de un profesional de la salud antes de iniciar cualquier tratamiento de termoterapia.

21 visualizaciones

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page